Teletrabajo Portal Teletrabajo Colombia
Menú

08/10/2018

Este 1 de mayo, ¡que viva el Teletrabajo!

En el Día Internacional del Trabajo cabe hacer un análisis de cómo ha cambiado la forma de trabajar. En la era industrial la lucha se dio por exigir una jornada laboral no mayor a 8 horas, pero en la actualidad, durante la Revolución Digital, es la tecnología la que ofrece alternativas para mejorar drásticamente la calidad de vida, como lo demuestra la modalidad laboral del Teletrabajo
Este 1 de mayo, ¡que viva el Teletrabajo!

Bogotá, abril 28 de 2016. El primero de mayo de 1886 el movimiento obrero se unió en huelga para exigir una jornada laboral de 8 horas, ya que a lo largo de la Revolución Industrial las jornadas se extendían hasta 14. Esta protesta realizada en Chicago (Estados Unidos) dio posteriormente origen a la celebración del Día Internacional del Trabajo. Actualmente existe una alternativa digital que apunta a mejorar la calidad de vida de los empleados y que está siendo implementada alrededor del mundo: se trata del Teletrabajo.

Lo mejor es que esta modalidad laboral, que consiste en trabajar desde un lugar diferente a la oficina gracias a la tecnología y que le otorga a los empleados tiempo, ahorro en dinero y mejor productividad, ya se encuentra regulada en Colombia por la Ley 1221 de 2008 y el Decreto 884 del 2012.

Para muchos la palabra Teletrabajo sigue siendo poco conocida, pero Colombia, que es uno de los países de América Latina y el Caribe que se ha destacado en su implementación, cuenta hoy en día con 50 mil teletrabajadores y 282 entidades que han firmado el pacto por el Teletrabajo con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, una muestra de la importancia que ha adquirido esta modalidad laboral en el país. Además Colombia es Vicepresidente del grupo eLAC, entidad que agrupa a la región en esta materia, uniendo los ministerios de trabajo y TIC de gran parte del continente.

La celebración del Día del Trabajo es una oportunidad para continuar legitimando esta modalidad laboral que está revolucionando la forma de trabajar a nivel mundial y que tiene grandes beneficios tanto para empleados como para empresarios. Los teletrabajadores ahorran de 1 a 3 horas en tiempos de desplazamiento en ciudades con problemas de tráfico, ahorran el dinero invertido en ese transporte y pueden compartir con sus familias ese tiempo. Por su parte los empresarios pueden medir cómo aumenta la productividad porque tienen empleados con mayores niveles de concentración y más felices, ahorran en infraestructura y además aportan a un medio ambiente que exige a gritos alternativas para disminuir el Co2.

En igualdad de derechos

Contrario a la creencia popular, al pasar de ser un empleado presencial a trabajador remoto no se pierde ninguna garantía laboral. En las dos modalidades se tienen exactamente los mismos derechos a la luz de la ley colombiana. Incluso uno de los principios del teletrabajo es precisamente la igualdad de trato en todo sentido.

Por ejemplo, las empresas que implementan esta modalidad deberán proveer y garantizar el mantenimiento de los equipos de los teletrabajadores, conexiones, programas; así mismo el valor de la energía y los desplazamientos ordenados por él, necesarios para desempeñar sus funciones, indica la ley.

Otro de los aspectos garantizados tiene que ver con el horario de trabajo y si bien es cierto cuando se teletrabaja se parte de una confianza mutua entre patrono y empelado, también lo es que las horas de trabajo sean las mismas que cuando se labora en una oficina.

Otro de los temores tiene que ver con que el teletrabajador cree que su inversión en servicios públicos aumentará, ya que permanecerán más tiempo en casa. En realidad, la ley establece que el empleador no puede trasladar los gastos de funcionamiento de la empresa al empleado que desarrolla labores en casa. En ese sentido, deberá reconocerle al teletrabajador el costo asociado al servicio de energía o conexiones cuando haya lugar.

De igual manera, el empleador es el responsable de la salud y seguridad del empleado ya sea tradicional o remoto, por lo tanto, debe verificar que el sitio establecido cumpla con las condiciones de seguridad para ejecutar las tareas. Previo a la implementación de la modalidad de Teletrabajo en una organización, el empleador debe consultar con su Administradora de Riesgos Laborales (ARL) sobre la prevención de riesgos.

La meta para 2018

La meta del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Ministerio del Trabajo es seguir promocionando esta modalidad con talleres a lo largo del país y tocando puertas de empresas públicas y privadas para llegar a la meta de 120 mil trabajadores remotos en 2018. Esta idea que nació como un sueño y que hoy día es una realidad, revoluciona drásticamente la manera como se trabaja en el mundo, aportando un panorama de igualdad, garantías y derechos.

Este 1 de mayo, ¡que viva el Teletrabajo!